Bebés Robados

Itinerancia en Alcalá de Henares

Alcalá de Henares (Madrid)

Claustro Archivo del Movimiento Obrero

Del 1 al 15 de febrero de 2019

.

Miedo, desconcierto, desesperación, tristeza, incomprensión,
desamparo, soledad. Sentimientos, todos ellos, que han albergado miles
de mujeres que se vieron despojadas de parte de su alma. Maternidades
robadas que arrastraron el dolor durante toda su vida.

A la impunidad del crimen cometido se le unió el silencio venenoso que se incrustó en nosotras como parte de nuestra propia esencia. No fuimos mujeres silenciosas sino mujeres silenciadas, durante años y años, por las instituciones que hacían oídos sordos a nuestros reclamos, por la sociedad que volvía la cara hacía otro lado, incluso a veces por los nuestros, los más cercanos, que no daban crédito a que existiera tanto horror.
Después de tiempo, de lágrimas, de noches de insomnio, después de comprender que lo que llamaban locura por la pérdida de nuestros bebés era certeza de que nos los habían arrebatado, tomamos con coraje nuestros sentimientos, los que nos habían hundido en la sombra más oscura, y los utilizamos como motor de nuestra búsqueda. Hemos dejado aparcado el silencio, hemos pasado a la lucha compartida y les hemos demostrado a todos, Estado, sociedad y ciudadanía, que teníamos razón.

Hoy, como en otras ocasiones, tenemos que celebrar que otras mujeres, también valientes, comprometidas y solidarias ponen el arte, su arte, a disposición de nuestra causa. Sus obras reflejan todo lo que una vez sentimos: miedo, desconcierto, desesperación, tristeza, incomprensión, desamparo, soledad, pero también son un antídoto a ese silencio que enferma. Esculturas, pinturas, fotografías que muestran las voces rotas, los abrazos rotos, las vidas rotas, todo aquello que nos destrozó y que ahora estamos decididas a recomponer. Porque tenemos vida, porque tenemos miles de abrazos, como los de estas maravillosas mujeres artistas de la asociación EmPoderArte, y tenemos una voz fuerte y clara para gritar todo lo que un día se nos usurpó. Por la verdad, la justicia y la reparación.

Soledad Luque
Investigadora del IEG.
Presidenta de la asociación “Todos los niños robados son también mis niños”

 

No existen muchas cifras, aquello que no se menciona no existe y no hay más número fiable que el de 30.000 niños desaparecidos hasta el año 1952. A partir de ese año y hasta bien entrada la democracia, el número es incalculable. Y no lo podremos saber hasta que algún organismo competente haga una estadística fiable y veraz. Podemos presuponer que un número inabarcable de mujeres y hombres españoles de entre 20 y 70 años de edad podrían desconocer todavía que tienen una identidad falsa. Uno de los últimos robos conocidos tuvo lugar en el año 1990 en Granada. Todas las personas que estamos leyendo este texto ya habíamos nacido. Son cifras que conocemos poco, peor son las cifras del terror compartido. Cifras que asustan y dan la certeza de la necesidad de reivindicar con esta exposición la memoria de lo sucedido. Y con la denuncia, la exigencia de la reparación del daño. Justicia, memoria y reparación.

Pilar V. de Foronda
Dra. en Bellas Artes. Agente de Igualdad.

Comisariado:

Viriviana Duncan

Luz Velasco

.