Desterradas hijas de Eva

Exposición de EmPoderArte (antes Generando Arte)

San Fernando de Henares (Madrid)

Sala de exposiciones Juan Carlos I

Del 1 al 15 de marzo de 2015

Según la mitología griega Gea es la tierra, nació después de Caos y antes que Eros (el amor). Engendró a Urano y a Ponto sin ninguna intervención masculina. Más tarde se unió a Urano con el que concibió a los Titanes, Titánides, Cíclopes y Hecatonquiros. Urano los condenó a vivir en las profundidades de la madre tierra. La ira de Gea se manifestó de la mano de su hijo Crono, que
mató a su padre en su nombre.

Hoy 30 de las artistas de la Asociación Generando Arte nos reunimos con un hilo conductor, el mismo que desató la venganza de Gea: la rabia.

A través del libro Desterradas hijas de Eva de Consuelo García del Cid hemos conocido los nefastos hechos que ocurrieron en el Preventorio de Guadarrama, la Maternidad de Peña Grande y el Reformatorio de San Fernando de Henares entre otros. Instituciones que supuestamente servían para proteger a las mujeres durante el franquismo y que se prorrogaron, ante la invisibilidad de todos, hasta bien entrada la transición.

Generando Arte es un colectivo formado por más de cincuenta mujeres artistas que trabajamos exclusivamente sobre Género y que denunciamos, a través del arte, circunstancias de injusticia, discriminación e invisibilidad.

En esta ocasión hemos puesto el foco en dos puntos: los preventorios y los niños robados. Utilizando el medio de expresión con el que mejor sabemos transmitir: el arte, queremos levantar las conciencias de aquellos que aparecen
indiferentes ante el dolor de unas jóvenes que, ansiosas de su parcela de libertad, fueron castigadas con ensañamiento ejemplarizante en la mayoría de los casos.

Por otra parte, ponemos ante los ojos del espectador la perversión que supuso el robo de niños, que en un primer intento se justificó como “tabla de salvación moral” para unos bebés, hijos de mujeres de dudosa reputación, en una sociedad sorda, muda, ciega e hipócrita, y que más tarde se convirtió en un descarado negocio altamente rentable y de resultados escalofriantes en cuanto a forma y número.

Para denunciar estos hechos en Generando Arte hemos organizado una exposición que contiene:

  • 30 visiones distintas para contar la pérdida, el dolor y el miedo.
  • 30 obras de diferentes formatos y estilos.
  • 30 gritos contra la impunidad.
  • 30 patadas en el suelo para vindicar las voces de aquellas mujeres que sufrieron en silencio las más atroces vejaciones.
  • 30 llantos de bebés separados de sus madres.
  • 30 discursos en imágenes para describir la ira de Gea.

Concha Mayordomo – Natacha Mazzitelli
Comisarias de la exposición

Gracias al colectivo Generando Arte por recoger el testigo de las Desterradas hijas de Eva, una causa inicialmente difundida a través de la literatura con forma de libro, el ensayo político que revela y denuncia unos hechos completamente desconocidos hasta 2102 : el agujero más negro y hasta entonces oculto de la historia de España. Memoria reciente de miles de mujeres olvidadas que pasamos por preventorios y reformatorios sin haber cometido otro delito que pensar por nosotras mismas, enfrentarnos al sistema y luchar contra una dictadura franquista que nos robó la adolescencia, y a muchas, una gran parte de su niñez.

El patrón nacional católico fue impuesto a la fuerza y hasta sus últimas consencuencias en manos del Patronato Nacional Antituberculoso y el Patronato de Protección a la Mujer.

Ambas instituciones encerraban menores, la primera disfrazada de unas supuestas colonias de verano que no eran más que auténticos campos de concentración a los que llamaron Preventorios, y la segunda, reformatorios que se llamaron “Escuelas-Hogar-Colegios”, internados donde la menor, a partir de los 16 años, podía ser encerrada hasta los 25 por fumar en la calle, llevar minifalda, ser pobre, huérfana, o estar abandonada.

Cada una de las obras aquí expuestas, refleja sensiblemente el dolor causado, nuestro encierro involuntario y la fuerza interior, ahora externa, en manos de todas las artistas que han colaborado. Muchas gracias. Decenas de miles de mujeres desterradas hijas de Eva os damos las gracias de todo corazón.

El lugar donde ahora nos encontramos no es otro que el antiguo Reformatorio de San Fernando. Estos muros están llenos de historia, la nuestra, la de miles de mujeres que pasaron por aquí, y muy especialmente la de Inmaculada Valderrama. El 19 de septiembre de 1985, Inmaculada murió en este centro. Tenía 15 años, y su suicidio se justificó como intento de fuga. Ella, sin saberlo, provocó el cierre del centro.

Tras el suceso, militantes y simpatizantes de organizaciones extraparlamentarias de izquierdas, se manifestaron entrando en el reformatorio. El lugar, dirigido por la orden secular de las Cruzadas Evangélicas, famosas por su trato hacia las presas en las cárceles de mujeres, fue abandonado por la orden secular dos meses después del fallecimiento. El Patronato de Protección a la Mujer y sus órdenes religiosas auspiciadas, no tiene muertas en la cuneta. Tiene suicidas cuyas muertes ni siquiera fueron contempladas o discutidas. Adolescentes que dedicieron quitarse la vida antes de continuar soportando el
encierro.

Las desterradas hijas de Eva es una apuesta fuerte contra la amnesia histórica. Somos memoria, y -como el título de la película- nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto. Sin embargo, yo quiero hablar de Inmaculada Valderrama para que su nombre no se borre de la historia, y por eso os pediría desde estas líneas que los aplausos finales sean para ella. Muchas gracias.

 

Consuelo García del Cid

Una vez más saludamos con entusiasmo la exposición Desterradas Hijas de Eva, aderezada con un derroche de generosidad artística, que nos brindan una treintena de artistas, todas ellas mujeres, pertenecientes a la Asociación
Generando Arte.

El arte con su lenguaje cargado de belleza y de sensibilidad, donde las palabras sobran, se identifica con la lucha denodada de la Asociación Todos los niños robados, son también mis niños.

Es este un crimen común a todas las dictaduras, en su afán despiadado de aniquilar en el futuro cualquier atisbo del enemigo. En España el robo de niños/as se extiende, en el tiempo a más de una década, tras instalarse la sedicente Democracia.

Su prolongación se debe sobre todo al incalificable negocio del comercio de la adopción al margen de la ley, y se escusa, cuando es descubierto en dar a los/as niños/as una educación acorde con los preceptos dictatoriales de educar a la infancia, “como dios manda”, pretendiendo en un principio justificar la comisión cobarde de delitos imposibles de concebir más allá de un afán deshumanizado de venganza. Y después como la venta esclavista de seres humanos.

No hay posibilidad de serenar los sentimientos sin reparar, en la medida de lo posible, la comisión del delito criminal.

La reparación desvanece la indignidad de un silencio impuesto ante la barbarie del delito.

Es hora de brindar justicia a quienes no la tuvieron. Y como siempre el arte da el primer paso.

Muchas Gracias.

 

Ana María Pérez del Campo
Presidenta de Honor de Generando Arte

Comisariado

Concha Mayordomo

Natacha Mazzitelli

Con la colaboración de Susana Ribuffo

Artistas de EmPoderArte (antes Generando Arte) participantes

 

Adriana Exeni

Amalfy Fuenmayor

Amparo Climent

Antonia Valero

Asunción Bau

Carmen Chacón

Cecilia Montagut

Concha Mayordomo

Ela Rabasco

Esther Pérez de Eulate

Gracia Bondía

Jezabel Martínez

Luz Velasco

Margarita Algora

María Jesús Aragoneses

Marián M. Cañizares

Marta Linaza

Miren Manterola

Monika Rühle

Myriam De Miguel

Natacha Mazzitelli

Natha Piña

Paloma Rodera

Pepa Santamaría

Patricia Fridman

Prado Toro

Sandra Parra

Silvia Martínez Cano

Susana García

Susana Ribuffo