www.sandraparracardenas.com

 

Artista multidisciplinar, Sandra Parra Cárdenas enmarca su investigación en el arte en la necesidad de la construcción de su identidad femenina, a partir de una mirada pluralista desde diferentes ámbitos como el psicológico, el ético y el estético. Las fuentes de referencia de Sandra Parra Cárdenas son Ana Mendieta, Frida Khalo y Barbara Kruger. Y lo denomina como arte femenino, con fuertes bases teóricas feministas apoyado en los textos de Simone de Beauvoir, Florence Thomas y otros estudios de género y sexualidad (Silvia Federici, Alicia H. Puleo, Marcela Lagarde).

A lo largo de su proceso en el arte, la investigación de Sandra Parra Cárdenas ha estado centrada en el asunto femenino desde diversos aspectos, en la manifestación de la naturaleza como fuente de origen de todo lo viviente, la mujer a través del devenir como diosa madre-tierra, diosa benefactora o cruel vengativa según el panteón, o como otra mujer en el ahora o como ella en otro tiempo. Lo femenino como presencia de una identidad o en el reflejo intimista que da el autorretrato, o como la memoria autobiográfica y colectiva.

Los medios de expresión que actualmente maneja Sandra Parra Cárdenas son la fotografía, la cual es procesada, intervenida y trabajada de manera múltiple, el arte digital y la instalación, sumándole audios y textos para crear y dar forma a la obra final.

En el año de 1995 Sandra Parra Cárdenas obtiene el título de Maestro en Bellas Artes de la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá. En 1999 viaja a Italia, donde realiza estudios por dos años en el área de Escultura, en la academia de Bellas Artes de la ciudad de Macerata en la región de las Marcas. Actualmente reside en Colombia, donde desarrolla su investigación personal en la creación artística, participando en muestras, diversas convocatorias y proyectos colaborativos. Contemporáneamente realiza trabajos en el área del diseño y la fotografía.

 

Mercantilismo, 2017
Técnica mixta (montaje fotográfico y dibujo digital). 125×125 cm

 

Mercantilismo está compuesta por veinticinco elementos, dispuestos en forma de un cuadrado, donde las imágenes fotográficas van perdiendo nitidez a medida que avanza en número, conjugándose con códigos de barra que identifican cada una de las formas de tráfico de personas.

La obra habla desde la definición de su nombre, Mercantilismo: Espíritu mercantil aplicado a cosas que no deben ser objeto de comercio.

Muestra cómo las personas van desapareciendo, se van borrando en su integridad, su Ser con derechos, su mundo de esperanzas y sueños. Evidencia cómo desde el mercado global se facilita convertirse en un objeto más de transacción, la demanda y el dinero mueven el “mercado mundial”, y en este caso un mercado negro que devora seres humanos.